» Blog Sensem

La Música en el Cine

En sus inicios el cine era mudo, es decir, se proyectaban solo imágenes sin ningún tipo de sonido que las amenizara, además, la maquina de proyección de películas hacía mucho ruido, para saldar este inconveniente el dueño del cine o del espacio donde se realizaba la proyección, contrataba un músico que tocara el piano o el órgano y así cubrir el ruido y de paso amenizar el ambiente para los asistentes, nosotros le llamaríamos en estos tiempos la ambientación musical. 

Los propietarios de cines más pudientes contrataban una orquesta entera para acompañar con música a las imágenes. Estas orquestas improvisaban la mayor parte del tiempo adaptándose a las escenas que iban apareciendo, con tonalidades que variaban en función de lo que pasaba en la película. Hay que recordar que el cine en un inicio era demasiado costoso así que a sus proyecciones solo asistían las personas mejor acomodadas.

Como podemos ver, desde sus comienzos la música ha ejercido un papel fundamental junto a la imagen. Era más fácil entender y prestar atención con música que sin ella, ya existían nociones de ambientación musical, y se entendía, de manera inicial, la importancia de crear una atmosfera agradable para el consumidor.

Después surgió la necesidad de que la música también expresara las emociones, sentimientos e incluso la forma de ser de los personajes. Componer música para las diferentes escenas de la película requiere de una gran capacidad y sensibilidad para poder adaptar la música a aquello que al cine se le escapa.

Por tanto, la importancia de la música en el cine es considerable. Cuando nos sentamos a ver una buena película la música debe ser perfecta para que nos cautive, nos llene y seamos capaces de recordar con buenas sensaciones. allí la importancia de sonidos y música de calidad.

Así, podríamos afirmar que las películas sin música, sea la banda sonora, efectos sonoros o sonido ambiente, no producen el mismo efecto ni generan las mismas sensaciones en los espectadores. Estos alcanzan el mayor punto de expresión cuando se suman todos los efectos audiovisuales. ¿Quién no ha llorado en una escena de una película por la música que suena en ese momento?, ¿o le ha entrado un ataque de risa en una comedia?

blank

Por ello, el buen cine es el que consigue una perfecta combinación de recursos auditivos y visuales, junto con el resto de trabajo como el guion, la escenografía, ubicaciones, el reparto de actrices y actores. Sin olvidar la gran labor del equipo de realización y post-producción, donde se acopla a la perfección el recurso visual y el auditivo.

Sin música, efectos sonoros y cabezotes el medio audiovisual estaría incompleto y repleto de silencios que darían una sensación de que el tiempo pasa más lento de lo que realmente lo hace. Hoy no podría entenderse la radio, la televisión o el cine sin que exista música en ellos.

Aunque, en la actualidad, escuchar música en el medio cinematográfico está tan normalizado que la gente ni se da cuenta, no es menos cierto que ver una película o un anuncio de publicidad sin música se haría muy extraño y se notaría que falta algo.

Finalmente quisimos abordar de manera diferente la música para que entendieras lo importante que es, tanto en el cine, como en la publicidad, ya que la música es un arma de persuasión y sensibilización. El hecho de que una canción despierte sentimientos en el espectador ya es más que suficiente como para que asocie una emoción, positiva, al producto que se está queriendo vender y lo recuerde con más facilidad. Es por esto que es muy importante que escojas bien la banda sonora de tu marca, para que la experiencia de tus clientes sea toda una película.

 

Bonus Track:

En el siguiente video podrás ver como hacen algunos de los efectos de sonido de las películas que vemos:

Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Queremos ser los sonidos de tu marca

blank
Escríbenos y recibe una prueba piloto en uno de tus puntos de venta.
¡Totalmente
gratis!